Relato (VI) Martin Amis

amis 2

Algunas veces, cuando un novelista nato se mete con las distancias cortas le ocurre como a esos grandes laterales del balompié que prueban a jugar de extremo: que el campo se les queda pequeño.

Son escritores dotados para la serenata y las distancias largas. Animales de fondo que en el relato corto se sienten como la mosca atrapada en la tela de araña.

Casos como el Martin Amis son habituales (Roberto Bolaño?) y a este tipo de (grandes) novelistas se les editan los relatos como un añadido, una curiosidad, porque su trayectoria está consolidada y se pueden permitir dar pasos que no van a ningún sito. El escritor ya posee un estatus consistente y  no es posible desubicarlo de ese púlpito donde el público le reconoce, le respeta. Esto lo sabe el sapiente editor y, de vez en cuando, recopila material nuevo para romper la monotonía de cadadosañosotrolibroqueseparecealanterior.

El que nos ocupa es una recopilación de los relatos que Amis ha ido publicando aquí y allá. Da la impresión de que el autor los concibió como un pasatiempo o una obligación porque en ellos brilla la pereza y la desafección. Un lector que conozca medianamente bien la obra de Martin Amis, se sentirá decepcionado. Aburrido. Tan desmotivado como el propio autor.

Y se queda en eso, una curiosidad.

El mejor relato, el que da título: Mar gruesa.

El resto, simple confeti.

Edita: Anagrama.

Color: sandía.

Huele a: pereza.

Sabe a: dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s