Relato (IX) JUAN BENET

benet

Juan Benet siempre me ha parecido una mala copia de William Faulkner.

Mala. Bastante mala.

Desde el bigotito a la Región.

Pero debemos reconocer que su Región tiene legión de adeptos, benetianos, se dicen, les dicen, así que cada cierto tiempo hay que volver a Benet para ver si uno se perdió algo, estaba ofuscado en aquel momento en que decidió no ser benetiano o con la edad alguien se puede benetianizar del mismo modo que termina arrancándose canas de los cojones, con perdón.

Me acerco en este caso desde los relatos, para ver si así me cambia o se cambia algo y no, la verdad es que nada ha cambiado.

En este libro el mismo autor reconoce que le cuesta adecuarse al ritmo breve y elíptico del relato corto. Vamos, que se le va la mano, echa a andar su mazo benetiano, su trantrán benetiano de licuar el plomo y se le va. Se le marcha por regiones que no pertenecen al relato corto exactamente.

Es un libro benetiano, claro.

Un libro de relatos, dicen.

Y vuelvo al mismo tema.

El asunto benetiano este de la Región benetiana te tiene que interesar.

La prosa plomiza y deprimente de Benet también.

Incluso diría, el mismo Benet o alguna parte de Benet, el bigotito o lo que quieran, también te tiene que interesar.

No es mi caso.

Pero…

Edita: DeBolsillo.

Color: gris.

Huele a: hule.

Sabe a: ladrillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s